Cerrar
¡Quédate en nuestra tienda
durante los próximos 5 minutos,
y te daremos un obsequio muy especial!
h
Sólo válido para hoy.
    Futbolines.es - Expertos en Futbolines    
Atención Telefónica
902 998 948
Buscar
E-mail: Contraseña:  | 
Boletín - Newsletter
¡Recibe nuestro boletín informativo y no te pierdas todas nuestras novedades!
Nombre:
E-mail:

¡Recomiéndanos!
¡Recomienda Futbolines.es a un amigo!
Nombre:
E-mail:

Inicio » Artículos » Origen y Juego

Origen y Juego



Categorías: Historia del Futbolín  
 

La Federación Internacional informa que los origenes del futbolin son centro europeos, mientras que la Federacion Española de Futbolin informa que en España paralelamente también se creó otro futbolín diferente al europeo, llamado de 2 piernas. Mientras que el futbolin europeo y mundial tiene jugadores con las piernas juntas el español tiene las piernas separadas. Y este futbolín con las piernas separadas lo inventó un gallego, conocido gracias a la leyenda difundida por el mismo creador. Alexandre de Fisterra, quien dijo ser herido durante uno de los bombardeos de Madrid durante la Guerra Civil Española. Viendo a muchos niños heridos como él en el hospital (por ejemplo, incapaces de poder jugar al fútbol), pensó en la idea, inspirándose en el tenis de mesa. Alexandre confía a su amigo Francisco Javier Altuna, un carpintero vasco, la fabricación del primer futbolín siguiendo sus instrucciones. Aunque la invención fue patentada en 1937, Fisterra tuvo que exiliarse a Francia a causa del triunfo franquista en la guerra, perdiendo los papeles de la patente en una tormenta, con lo cual no hay forma de saber cómo era este diseño original ni su forma o medidas. Después de exiliarse en América del Sur, introdujo algunos cambios como las barras de acero, y divulgó el juego por el continente. El juego se expandió rápidamente por la península ibérica. Tanto es así que en la década de los 60, cuando Alexandre de Fisterra volvió, el juego se había extendido ampliamente, a pesar de que gran parte de esta divulgación se debiera al hecho de que los fabricantes valencianos asumieran el juego como nacional (de España).

El Juego

Los jugadores tratan de utilizar los muñecos montados en barras rotantes para golpear la bola hacia la meta del contrincante. La bola del fútbol de mesa puede alcanzar velocidades de hasta 120 km/h en competición. La mayoría del tiempo se hace difícil incluso ver la bola, puesto que no parece más que una imagen borrosa. El deporte/juego/simulación requiere reflejos rápidos con un tacto delicado usando las habilidades, el control y el conocimiento finos del jugador.

En el fútbol de mesa, es fundamental saber 'lanzar' la bola, o perder el control de la bola cuando se está moviendo; 'pasar' la bola, donde se tiene la bola en posesión con una barra, y pasarla a las otras barras; y 'tirar', donde se encuentra un agujero en la defensa y se mueve la bola disparando.

El campeón de campeones en el fútbol de mesa se determina cuando un equipo anota un número predeterminado de goles, por ejemplo 3 u 11. A menudo se requiere una victoria de dos goles. En la competición, se cuenta cada bola que entra en la portería, no así si entra y al golpear la placa de metal sale al campo de juego nuevamente, también si el jugador o los jugadores del equipo que anotaba rompiera una regla durante el juego, y en algunos lugares, los mediocampistas están inhabilitados de anotar un gol. En los grandes acontecimientos hay árbitros que determinan las infracciones y penaltis.
 
Publicado el 15/01/2010 1:41:53 por Futbolines.es
Puntuación: 5 de 5 (Excelente!!)
Puntuación: 5 de 5 (Excelente!!)
 


 

 
Escribir un nuevo Comentario
 
Escribe un comentario sobre este artículo y tras ser revisado será publicado.
 
Tu  nombre:   Tu e-mail (no se mostrará):   
Comentario:  
Puntuación:  |      (Pésimo)  (¡¡Excelente!!)  
 
Carrito de Compra
0 productos 
(Neto 0€) 

TOTAL: 0€ 


Futbolines.es tiene una valoración media de 8.9 sobre 10 según 427 valoraciones y opiniones. Expertos en Futbolines
  Futbolines.es - B-63923379 2017 © Todos los derechos reservados